Miguel Brito, una leyenda dentro y fuera del campo

publicado en: Uncategorized | 0

Ramón Valls // València

Convertirse en un jugador histórico del Valencia no es nada fácil. Por este club centenario han pasado cientos de grandes jugadores, algunos incluso estrellas mundiales, que no han podido adquirir el título de ‘leyenda del valencianismo’. Y es que Mestalla no solo valora la vida futbolística de los que lucen su escudo, sino también la vida personal. Por eso llama la atención el caso de un jugador en concreto. Probablemente el murciélago más polémico que ha habitado esta cueva, pero al que casi ningún aficionado le niega la distinción de leyenda: Luís Miguel Brito.

Imagen: Manuel Molines. Las Provincias.

Miguel no dejó indiferente a nadie. Durante su etapa en el Valencia tuvo incidentes de todo tipo: tiroteos, fiestas, atropellamientos, alcohol, tabaco… y probablemente más cosas que nunca sabremos. Por ello en La Cueva del Murciélago hemos querido dedicar unas líneas para rememorar todas esas “hazañas” que, extrañamente, no le importaron a la afición ché.

El mítico jugador tuvo decenas de episodios polémicos, sin embargo, muchas veces se es injusto con él y solo se recuerdan éstos. Lo primero que hay que destacar de Miguel es que dentro del campo fue un grandísimo jugador, probablemente el último gran lateral derecho que ha corrido por la banda de Mestalla. Un jugador fuerte, ágil, con mucha técnica e increíblemente veloz, cumplía notablemente sus labores en defensa, pero en ataque era donde brillaba realmente con unos centros que como se suele decir, eran ‘medio gol’. Su importancia para el Valencia fue tal que se le declaró intransferible, y cuando Chelsea y Arsenal trataron de llevárselo, el club pidió una cantidad muy alta para la época, 20 millones de euros. Brito abandonó la capital del Turia en 2012 tras siete temporadas y habiendo alzado la Copa del Rey de 2008, un título más que digno para alguien que dejó huella en los corazones valencianos.

Los líos y aventuras del luso empezaron, según reconoció él mismo, cuando tenía solo 13 años. A esa edad comenzó a fumar, aunque con moderación, como el mismo ha reconocido en múltiples ocasiones. “He fumado y he bebido mientras jugaba”  o “salgo los jueves, me gusta salir” son algunas de las ‘perlas’ que Miguel reconoció ante la prensa, algo que, en cierto modo, le honra ya que no todos los futbolistas demuestran esa honestidad.

Pero hubo un incidente que fue la clave por la que Brito ha sido objeto de tantos memes y bromas. Una irresponsabilidad que, por desgracia, marcaría su carrera: los disparos en una discoteca de Lisboa. El jugador y su grupo de amigos se encontraban, durante sus vacaciones de verano, de fiesta por la ciudad lisboeta. Decidieron entrar en una discoteca alrededor de las 5:00 AM, pero la seguridad no les dejó acceder. Los detalles nunca se aclararon, pero supuestamente Miguel disparó tres veces contra el establecimiento, impactando a un vehículo que allí estaba estacionado. La pistola con la que se produjo el altercado pertenecía a uno de sus compañeros de fiesta y la acusación, que demandaba cinco años de cárcel, no logró encontrar pruebas concluyentes, por lo que finalmente fue absuelto.

El lateral tuvo otra polémica cuando, conduciendo de camino al entrenamiento, accidentalmente se subió a la acera y golpeó a dos ancianas. El incidente no pasó a mayores y el jugador pidió disculpas públicamente, además de interesarse por el estado de salud de las mujeres. Aunque quizás la anécdota más graciosa se produjo durante charla de Unai Emery. La contaba hace pocos días el actual capitán, Dani Parejo, que explicaba que las charlas del entrenador vasco se solían hacer tediosas y, en una de ellas, Miguel se quedó completamente dormido.

Finalmente, en 2012 y de forma prematura (ya que, como él mismo ha declarado, aún le quedaba mucho futbol), el ‘2’ abandonó la entidad valencianista. El desencadenante fue una pelea en una discoteca valenciana junto a su excompañero Manuel Fernandes, por un incidente con un supuesto robo de un reloj. Este episodio fue el motivo por el que se marchó por la puerta de atrás y, desgraciadamente, tuvo que poner fin a su carrera deportiva.

Por suerte pudimos volver a verlo vestir la elástica blanquinegra hace pocas semanas, en el partido de leyendas del Valencia, donde Miguel se pudo resarcir de esa mala salida y recibió una gran ovación de los aficionados que acudieron al estadio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *