Rompiendo estereotipos

publicado en: Uncategorized | 0

La escuela del Valencia cuenta con tres equipos femeninos compitiendo al máximo nivel en ligas masculinas

Sergi Tarazona // València

“El fútbol es un deporte de hombres” “las mujeres no sirven ni para darle patadas a un balón” o directamente y de forma mucho más cruda “las mujeres tendrían que estar en la cocina”. ¿Duro verdad? Estos comentarios son algo que se repite fin de semana sí y fin de semana también en los diferentes campos de fútbol de toda España. Da igual quién sea la víctima de estos comentarios, arbitras, linieres, o incluso jugadoras de un equipo femenino.  Es una realidad aunque muchas quieran ocultarla, el futbol es un deporte machista. Cierto es que durante los últimos años, se están tomando medidas para intentar fomentar el futbol femenino, pero todavía queda un largo camino por recorrer. Una de esta iniciativas la lleva a cabo la academia del Valencia CF con varios equipos de distintas categorías inscritos en ligas masculinas. Sin duda, una acción que busca romper con esas barreras de género y estereotipos muy presentes en el deporte rey.

Uno de estos equipos es el Alevín femenino, un equipo que la temporada pasa llegó a arrasar en una liga de chicos demoliendo sin ningún tipo de contemplación el muro del machismo. Ejemplo para la sociedad, lideraron con puño de hierro, las estadísticas asustan; 24 partidos ganados, 2 empatados y ni una sola derrota y con 147 goles a favor, únicamente 14 en contra  y llegándole a sacar 14 puntos a su principal perseguidor, consiguieron un campeonato que trasgrede mucho más allá del simple reconocimiento deportivo. Pero este no es el único equipo de la Academia que compite que compite en una liga de chicos.

Esta misma temporada tenemos el caso del Infantil del Valencia Femeninas que ha acabado cuarto su liga venciendo a equipos masculinos de la talla del Levante y disputando torneos a lo largo de toda Europa predicando con su ejemplo. Su entrenador Borja Calero nos comentaba que si no hubiera sido por un jugador muy bueno de uno de los equipos de su liga, no tiene ninguna duda de que su equipo se habría alzado con su campeonato. Pero para ellas, esto todavía no ha terminado, Calero comentaba: “Todavía nos queda un torneo en Italia de fútbol 9 donde las chicas van a ir al máxima para ganar”. Sin duda una ambición competitiva, calidad técnica, desarrollo mental y madurez dignos de admirar, cualidades muchas veces ausentes en algunos equipos masculinos.

¿Pero qué ha motivado esta iniciativa por parte de la Academia “che”? La razón de ser de está decisión radica en una simple cuestión competitiva y es que, estos equipos femeninos, evolucionan más y mejor con los equipos masculinos debido a la exigencia que supone competir es estás ligas desde el punto de vista del plano físico, algo que, no ocurriría si estos equipos competirán en una liga integramente femenina, debido a la falta de recursos a la que se enfrentan muchas escuelas femeninas locales. Esta falta de recursos hace que muchos equipos femeninos no puedan hacer frente a los grandes equipos y reciban abultadas goleadas.

Y este incremento competitivo llevado a cabo por las grandes academías de futbol en nuestro país está dando frutos a nivel nacional e internacional. Prueba de ellos son los éxitos que están cosechando las selecciones femeninas nacionales a nivel internacional, tanto en categorías inferiores como a nivel absoluto. Ejemplos como, el reciente campeonato de Europa de la selección sub-19, el subcampeonato de la selección sub- 20 o la segunda clasificación, en la historia, y consecutiva para el mundial por parte de la selección absoluta provocan que esta modalidad del deporte rey cada vez genere más adeptos.

Sin duda, estos equipos de la Academia del Valencia CF son el ejemplo de que a cada día que pasa, el futbol femeninos avanza un pequeño pasa hacía la igualdad. Y es que, en los en los últimos meses estamos asistiendo, poco a poco, a un aumento del protagonismo del fútbol femenino. Tanto es así que en apenas unos años hemos visto cómo campos con la magnitud del Nuevo San Mamés estuvieron a punto de colgar el cártel de “Sold Out” en un partido de la Copa de la Reina entre el Athletic Club femenino y el Atlético Femenino. 48.000 personas fueron protagonistas de un hecho histórico, ya que se batió el récord de asistencia a un partido de futbol femenino. Fue de tal magnitud el hecho que el partido se ha situado entre las 3 mejores entradas de La Catedral del futbol, solo superada por dos partidos del equipo masculino.

Pero este incremento va mucho más allá, la presencia del futbol femenino en los medios de comunicación ha aumentado considerablemente en los últimos años, las federaciones de fútbol organizan clinics donde se fomenta la práctica de este deporte entre las chicas. Y en los colegios, la educación que reciben nuestros hijos en la actualidad basada en programas de inclusión y aceptación está provocando que muchas chicas dejen de lado esos comentarios y practiquen sin ningún tipo de complejo este bonito deporte llamado fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *